Para proteger tu 'tesorito' este verano debes dejar de usar truzas apretadas, según experta.

También recomienda tomar abundante agua durante el día.

El inicio de esta nueva temporada suele ser esperado por muchas personas, ya que el sol nos permite disfrutar del aire libre e ir constantemente a la playa o la piscina para refrescarnos. Sin embargo, este cambio brusco de temperatura trae consigo algunos riesgos para nuestra salud femenina.

El calor hace que las mujeres transpiremos más de lo habitual, sin discriminar ninguna zona de nuestro cuerpo. Ello, a su vez, fomenta la proliferación de bacterias u hongos, como la Cándida albicans, frecuente en verano, especialmente si presentas algún síntoma como incontinencia urinaria.

Asimismo, la excesiva humedad altera el pH y disminuyen las defensas naturales propias de la zona íntima, factores que pueden incrementar la proliferación de agentes patógenos, los cuáles provocan diversos síntomas, como picazón intensa en la región íntima, enrojecimiento, flujo blanquecino, olor fétido e, incluso dolor durante las relaciones íntimas.

Teniendo en cuenta las causas y consecuencias que puede generar una infección en nuestro "tesorito", Gloria Caycho, jefa de capacitaciones de TENA, nos brinda algunos consejos para proteger nuestra salud femenina y disfrutar de las vacaciones. 

1. Mantén tu zona íntima lejos de la humedad

Recuerda que este factor fomenta la presencia de hongos. Por ello, si vas a la playa, a la piscina o simplemente sales a correr, quítate la ropa húmeda lo más pronto que puedas. Lo ideal para no conservar el bikini mojado durante horas, es tener siempre un repuesto en tu bolso para cambiarte cuando ya no desees entrar al agua por un buen momento. 

Además, puedes aplicar una crema que contenga oxido de zinc y vitamina E, para formar una barrera protectora, a su vez aliviar los síntomas de las escaldaduras, además de brindar protección a la piel es de fácil aplicación y absorción, además de contar con olor neutro que deja una agradable sensación.

2. Usa ropa interior de algodón y poco apretada

Esta permitirá que tu zona íntima siempre tenga una ventilación adecuada para evitar el exceso de humedad, sobre todo en verano. Evita la ropa interior de material sintético y otras prendas excesivamente apretadas para controlar mejor la transpiración.En la mujer, la ropa muy ajustada puede provocar también irritaciones. Usar pantalones sueltos te mantendrá fresca y feliz todo el día.

3. Cuida tu higiene

Utiliza productos adecuados que no ocasionen irritación al asearte. Existen jabones especializados que no alterarán tu pH y cuidarán de la barrera protectora natural de la flora vaginal. En lugares como la playa o la piscina, donde te encuentres expuesta a agentes contaminantes que favorecen la aparición de una infección, es ideal que lleves contigo algunas toallas húmedas que cuenten con componentes que ayuden a prevenir y disminuir la irritación de la zona, tales como la manzanilla y el aloe vera.

4. Bebe abundante agua a lo largo del día

Esto ayudará a que se acidifique la orina impidiendo el crecimiento de bacterias. Sin embargo, no consumas este líquido entre dos y cuatro horas antes de ir a dormir a fin de prevenir un escape involuntario.

Recuerda consultar con tu médico ginecólogo de confianza ante cualquier molestia que presentes.

Por: Julieta Zumaeta

Compartir en Facebook
Compartir en Linkedin
Compartir en Twitter
Publicado: 14-01-2019

Comentarios: