Esta es la razón por la que no deberías compararte con la expareja de tu pareja

Cada uno de nosotros tiene su historia personal de la cual forman parte diferentes personas.

Cuando nos relacionamos con nuestra pareja de algún modo nos estamos relacionando con toda su historia y en ella, inevitablemente, están sus exparejas. El problema viene cuando nos obsesionamos con ello y nos introducimos en un laberinto interminable de comparaciones con alguna de ellas (normalmente la última) convirtiéndolo en una rutina que lo único que hará será generarnos problemas. A continuación, te damos suficientes razones para no seguir haciéndolo y ser un poquito más feliz

No es la misma relación

Ahora que ya sabemos que no somos la misma persona también deberíamos saber que no es la misma relación. Así es. Por muchos años que haya estado con su expareja la relación que nuestra pareja establece con nosotros es totalmente diferente por dos razones: ni nosotros somos la misma persona que la anterior, ni él/ella son los mismos que con su expareja. Ya que cada vez que nos relacionamos con alguien todo depende de muchas variables pero en especial de la forma de ser de ambas personas y la influencia que se provocan para relacionarse. Por eso cada relación es única.

Te libera del estrés y los celos

Compararnos con la expareja de nuestra pareja lo único que puede generarnos es estrés y agobio. Pensar constantemente en ella para decidir qué hacer en lugar de llevar a cabo lo que realmente queremos es presionarnos y negarnos. De nuevo, nos olvidamos de lo más importante y es que si nuestra pareja está con nosotros ahora es porque lo prefiere y porque quiere que seamos su compañero o compañera de vida.

Por: Grecia Sotomayor Araujo

Compartir en Facebook
Compartir en Linkedin
Compartir en Twitter
Publicado: 29-04-2019

Comentarios: