Investigación secreta revela caza ilegal de jaguares silvestres

¡Hay que detener la masacre!

La ONG Protección Animal Mundial llevó adelante una investigación que duró 10 meses y que concluyó la existencia de caza ilegal en los sitios mineros y madereros de Surinam, propiedades principalmente de China.

Protección Animal Mundial comenzó una investigación encubierta ante la incipiente sospecha de caza ilegal de yaguaretés en Surinam. Y, lamentablemente, tanto los hechos como las duras imágenes obtenidas, demuestran que las suposiciones eran ciertas. Estos grandes felinos, y por cierto magníficos, conocidos por sus elaboradas manchas están siendo cazados furtivamente y procesados ??para ser exportados a China.




Durante la investigación, se detectaron comportamientos sumamente hostiles y despiadados por parte del hombre. Tanto los cazadores como los guardabosques consultados, confirmaron que los jaguares suelen recibir disparos después de ser rastreados o cebados. Es común que se los atrape al cebarlos con otros animales, como puede ser un perro o una cabra atados. La caza ocurre de manera oportunista cuando un jaguar cruza accidentalmente el camino de un cazador, o simplemente, se da deliberadamente con el objetivo de ganar dinero para el mercado chino. Incluso, algunos jaguares reciben disparos de personas locales debido al miedo que pueden generar.

Y esto no es todo… Los felinos mueren también en casos de conflicto entre humanos y la vida silvestre, pues se cree que los jaguares se aprovechan ya sea del ganado o de los perros. Además, hay certeza de que los cachorros son extraídos de la naturaleza y vendidos a hombres de negocios adinerados como símbolo de estatus. Pero, como no saben cuidarlos, los alimentan con leche de vaca o agua azucarada, una dieta totalmente nociva, y acaban colocándolos en jaulas, quitándoles su derecho a vivir dignamente.

El jaguareté es cazado principalmente porque se cree que luego de hervir su cuerpo durante una semana, se crea una pasta que puede ser mezclada con otros ingredientes de medicina tradicional para tratar la artritis, aumentar la vitalidad y expulsar las toxinas del cuerpo. Sin embargo, no hay pruebas de que esto sea real. Y claro, ¿cómo saberlo realmente?

Por otro lado, para lograr exportarla y evadir los controles, esa especie de pasta se coloca en recipientes y se envía a China en el equipaje de facturado de los contrabandistas; sus olores son enmascarados por una sustancia de olor fuerte para evitar ser detectados por perros rastreadores. Y como si esto no fuera suficiente, debido a que los dientes de jaguar son codiciados, los investigadores encontraron que había a la venta dientes lisos y montados en oro a valores muy altos, tanto en tiendas como en puestos de Paramaribo, capital de Surinam.

Nicholas Bruschi, Asesor de Investigaciones en Protección Animal Mundial, sostiene que “esta investigación ha descubierto un impactante comercio clandestino que explota a un animal emblemático de las selvas tropicales de América del Sur de una manera barbárica para la medicina asiática tradicional no probada. Los jaguares ya enfrentan los desafíos de la destrucción del hábitat y los conflictos entre los animales y humanos. Ahora son asesinados cruel e innecesariamente, abandonados para morir de una forma agonizante. Son noticias muy tristes para estos increíbles felinos cuyos números ya están en declive. Y, aunque los jaguares cachorros pueden parecer muy lindos, siguen siendo animales silvestres y pertenecen a la naturaleza, no al comercio ilegal de mascotas”.

El jaguar o yaguareté (Panthera onca) figura como “casi amenazado” en la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). Dentro de los países limítrofes de Surinam (así como dentro de la Guayana Francesa y Guyana), los jaguares se clasifican como en peligro y en necesidad de protección. En consecuencia, es ilegal apuntar y cazar a la especie para la exportación, la recreación, el comercio doméstico de mascotas o la carne de animales silvestres.

Se calcula que solo 173,000 jaguares permanecen en libertad y que la población ha disminuido en un 20-25% durante 21 años. En Argentina, por ejemplo, quedan menos de 250 ejemplares.

Lamentablemente, cada vez sufren más vulnerabilidad como consecuencia del comportamiento humano. Las principales amenazas a las que se enfrenta son la pérdida de su hábitat, producto de la deforestación, la caza furtiva por su piel (en menor medida) y de sus presas, la persecución de los ganaderos en represalia a los ataques del ganado y el atropellamiento en las rutas.

Protección Animal Mundial trabaja incansablemente para prevenir la crueldad hacia los animales en todo el mundo, y la caza furtiva de jaguar para la medicina tradicional asiática, es algo que había estado bajo observación; hoy, esta realidad está cambiando.Para abordar el problema, la ONG proteccionista cooperará con los guardabosques y las ONG especializadas de Surinam a fin de brindar soluciones tangibles y para compartir inteligencia que prevenga la caza furtiva.

Creemos conciencia sobre el tema, con la esperanza de que el mismo gobierno de Surinam ponga mayor esfuerzo dentro de sus fronteras y así detener no sólo la caza furtiva, sino también el contrabando del producto fuera del país. ¿Dónde quedó el amor al prójimo e incluso a los animales de este planeta?

Devolvamos a los animales a donde pertenecen; la naturaleza.

Por: Nathalia Ortiz

Compartir en Facebook
Compartir en Linkedin
Compartir en Twitter
Publicado: 29-04-2019

Comentarios: