Crean un plástico que se degrada después de ser utilizado

Autodestruirse por sí mismo: el futuro.

Los plásticos, o polímeros, fueron originalmente diseñados para suplantar materiales de larga duración como los metales y el vidrio. Con el paso del tiempo, su bajo costo de fabricación hizo que su uso se extendiera a artículos descartables, como sorbetes y bolsas, lo que en pocas décadas generó un verdadero desastre ecológico. Desde hace varios años los científicos intentan conseguir generar un plástico biodegradable, capaz de cubrir las necesidades del mercado sin arruinar el delicado equilibrio del planeta.

Actualmente investigadores de la Universidad de Illinois, EE.UU., se encuentran en los períodos finales de desarrollo de un nuevo tipo de polímero capaz de degradarse automáticamente al ser expuesto ante una luz especial.

Marc Hill­myer, líder del Centro para Polímeros Sustentables en la Universidad de Minnesota, EE.UU., explica que la clave de su trabajo radica en conseguir materiales que “sean estables cuando los estás usando e inestables cuando no quieres usarlos”, por este motivo los científicos trabajan con polímeros inestables, modificando su composición para lograr que sean estables durante períodos de tiempo específicos y luego se desintegren.


Una prueba del plástico siendo degradado por una luz de gran potencia. 

El punto de inicio requiere elegir polímeros que son inherentemente inestables y a menudo ignorados por su fragilidad. Al poder elegir, sus unidades permanecerían como pequeñas moléculas. Lo que los científicos hacen es forzar esas moléculas para conectar cadenas más largas y entonces atrapar a los polímeros resultantes.

“Podemos tener un gran cambio de propiedades o degradación completa del polímero solo a partir de un evento”, dijo Elizabeth Gillies, una química de la Universidad Western en Londres, Ontario. Gillies apunta que la rápida desintegración le da a los polímeros que se desmantelan una ventaja sobre los biodegradables, porque la biodegradación es lenta y difícil. En teoría, estos polímeros de siguiente generación podrían ayudar a mitigar los problemas de contaminación asociados con los productos plásticos. Si las unidades son recolectadas después de desmantelarse para hacer nuevos polímeros, eso conduciría al reciclaje químico. La mayoría del reciclaje hecho actualmente simplemente involucra derretir el plástico y volver a moldearlo.

Por: Redactor Netjoven

Compartir en Facebook
Compartir en Linkedin
Compartir en Twitter
Publicado: 10-02-2021

Comentarios: