¿Es malo dormir mucho? 7 consecuencias para la salud

¿Cómo afectará?

Dormir es una necesidad vital, ya que nuestro cuerpo y nuestro cerebro deben reponer energías y además de contribuir al proceso de crecimiento y a la regulación de ritmos biológicos. Los expertos recomiendan entre siete y ocho horas diarias de sueño.

Pero… ¿qué ocurre cuando dormimos de más? ¿Alguna vez te lo has preguntado?



El sueño se trata de un proceso a través del cual nuestro sistema nervioso se reorganiza y aprovecha para restaurarse de los daños y la actividad típica de la vigilia y que además de ello se asocia al crecimiento y a la evolución del sistema nervioso, así como a la consolidación de los recuerdos útiles y relevantes. Todos ellos son fenómenos necesarios para la vida, de hecho de una forma literal: la privación total de sueño durante el tiempo suficiente puede llevar incluso a la muerte.

El sueño no es algo estanco y homogéneo sino que consta de diversas fases, concretamente de cuatro fases de sueño. Estas fases se van sucediendo a lo largo de un ciclo que se repite continuamente durante la noche, modificándose el tipo de ondas cerebrales que empleamos y poseyendo cada fase distintas características.

Interrumpir este proceso o que no se lleve a cabo de forma suficiente de tal forma que no durmamos lo que debemos (alrededor de siete u ocho horas diarias en adultos), sea algo voluntario (por ejemplo por necesidades sociolaborales) o involuntario (como en el insomnio), puede tener como repercusión que el cuerpo y la mente no descansen y se reparen lo suficiente, lo que puede generar alteraciones tales como mayor somnolencia, dificultad para concentrarse, fatiga y alteraciones hormonales y del estado del ánimo.

En definitiva, y aunque no es habitual, se puede dormir demasiado, lo suficiente como para que no sea saludable: dormir mucho sí es malo para nosotros. Entre los diferentes riesgos de dormir más de nueve o diez horas diarias encontramos los siguientes:
 

1. Tienes más probabilidades de ser diabético. Los diabéticos duermen de más porque están más fatigados. Pero también la diabetes aparece con más frecuencia en la gente que duerme más de la cuenta. Un estudio en Quebec encontró que la gente que duerme más de 8 horas tiene casi el doble de riesgo de padecer diabetes tipo 2.
 

2. Puedes desarrollar enfermedades coronarias. Dormir más de 8 horas quiere decir que el cuerpo no está adentrándose lo suficiente en sueño profundo, lo que implica que no se descanse lo suficiente. Consecuencia: corazón cansado.
 

3. Posiblemente estarás más cansado. Nuevamente: si duermes más de 8 horas quiere decir que no obtienes suficiente sueño profundo y que tu cuerpo busca tener más descanso. Quienes duermen de más, muchas veces no tienen sueño REM.
 

4. Tienes más probabilidades de tener un ACV. Un estudio mostró los resultados de 10 mil casos y revela que la gente que duerme más de 8 horas tiene 46% más de probabilidades de tener un accidente cerebrovascular. El problema es que no se sabe el porqué.
 

5. Tienes más probabilidades de ser obeso. Parece que ser obeso genera más cansancio porque está asociado a problemas como la apena. Aunque hay que acotar que dormir poco también hace que se genere más cortisol, la hormona que hace acumular más grasa.
 

6. Podrías tener más dolores de cabeza y menos buen humor. Dormir demasiado altera la química cerebral. Disminuye los niveles de serotonina, el químico vinculado al humor y a los dolores de cabeza.
 

7. Tienes más probabilidades de padecer una depresión. Dormir demasiado no es indicador de que estás deprimido (sólo 15% de la gente que duerme demasiado está deprimida), pero sí aumenta el chance de presentar una depresión en algún momento de la vida. Los psicólogos recomiendan a sus pacientes regular lo más que puedan sus patrones de sueño.
 



 

Por: Nathalia Ortiz

Compartir en Facebook
Compartir en Linkedin
Compartir en Twitter

Etiquetas:

salud dormir
Publicado: 29-04-2019

Comentarios: