¿Es cierto que el alcohol mata neuronas del cerebro?

Células nerviosas + bebidas alcohólicas.

Uno de los principales y más recientes objetivos de la neurología ha sido estudiar los efectos tóxicos de las sustancias psicotrópicas en el cerebro. A través de distintas investigaciones se dio a conocer las consecuencias de consumir en exceso compuestos químicos como el etanol.

¿El alcohol realmente mata las neuronas? ¿Hasta qué punto es cierto?

Los efectos tóxicos del alcohol varían según la región específica del cerebro en la que actúan. También varía de acuerdo con la edad o etapa del desarrollo, la dosis y la duración a las exposiciones. Cuando se trata del cerebro madura, una exposición crónica o intensa al alcohol (etanol) puede causar distintas enfermedades tanto como el sistema nervioso central como el sistema nervioso periférico, así como del músculo esquelético. La consecuencia es que a largo plazo, el consumo excesivo de alcohol altera significativamente las funciones ejecutivas, o sea, el alcohol puede producir una actividad degenerativa del sistema nervioso, ya que deteriora paulatinamente la función de las neuronas. Sin que esto último signifique que las neuronas necesariamente se desintegren, si puede implicar la pérdida definitiva de sus funciones, lo que entra en una muerte neuronal. Es así, entre otras muchas cosas, el consumo excesivo de alcohol produce deficiencia de tiamina (vitamina del complejo B), esencial en la conducción de señales nerviosas y de suministrarle energía al cerebro.

De acuerdo con Suzanne M. de la Monte y Jillian J. Krill, científicas médicas, las causas de la degeneración y la atrofia cerebral en personas con alcoholismo está siendo continuamente debatida en la comunidad científica.

En su revista sobre la Neuropatología Humana relacionada con el alcohol, nos dicen que los principales tejidos que el consumo prolongado de alcohol afecta en el cerebro maduro, son: las células de purkinje y granulares, y las fibras de materia blanda.

Al final de cuentas el alcohol puede generar un deterioro tanto momentáneo como permanente en la actividad de las células nerviosas, producto de modificaciones importantes en la estructur de dichas células y de su capacidad para establecer comunicación. El daño permanente se trata de la muerte neuronal y sólo ocurre cuando se ha consumido no de forma recreativa, sino excesivo y prolongado.

Y tú, ¿cuánto alcohol consumes?

Por: Nathalia Ortiz

Compartir en Facebook
Compartir en Linkedin
Compartir en Twitter
Publicado: 12-09-2018

Comentarios: