La historia real detrás de la precuela El Conjuro.

La Monja da para hablar...

Antes de su estreno, La Monja ya ha sido un tema de conversación por ser una de las películas de terror más esperadas del 2018. Valak, el aterrador demonio personificado en una monja, se presentó en El Conjuro 2 y fue tan sólo una pizca de todo lo aterradora que podía ser, pues lo más espeluznante lo verás en la propia película.

Pero lo que no todos saben es que además de espantar a sus propios personajes, también lo ha hecho en vida real... Y hoy te contaré que la historia está inspirada detrás de esta película y este aterrador demonio.

Ed y Lorraine Warren, junto con sus investigaciones paranormales, se popularizaron gracias a las películas que forman parte de esta índole. Pero La Monja tiene, por sobre los demás, una base de realidad que estremece.

Valak, que toma la forma de una monja en la película, generalmente es descrito en los libros de conjuro de demonios como un niño con alas de ángel que monta un dragón de dos cabezas. El grimorio "The Lesser Key of Solomon" describe al demonio Valak como el gran presidente del infierno que comanda legiones de súbditos demoníacos.

"Su oficio es dar respuestas verdaderas a tesoros escondidos y decir dónde se pueden ver las serpientes. Lo que traerá al exorcizador aunque emplee ningún tipo de fuerza", describe el libro mágico. Pero además que Valak provenga de la mitología, hay otra historia detrás de la película que explica el porqué de la personificación en una monja.

via GIPHY

Lorraine Warren tuvo una experiencia bastante traumática que, sin dudas, ha influenciado a que el cine coloque a Valak en el personaje de una monja. Y es que la mujer reveló que una entidad espectral la ha perseguido durante mucho tiempo por su casa.

"Debido a que es una visión demoníaca que la atormenta, quería algo que atacara su fe. Algo que pondría en peligro la seguridad de su esposo. Y finalmente fue como la idea de esta misma imagen de un ícono sagrado se consolidó en mi cabeza", reveló el director James Wan en una entrevista con i09.

La historia transcurre en la Abadía de Santa Carta de Rumania, durante la década de 1950, donde se lleva a cabo la investigación del misterioso suicidio de una joven monja. La película no sólo fue filmada en Rumania por su arquitectura gótica y hasta espeluznante, sino también porque allí está el Monasterio de la Carta, un antiguo edificio benedictino fundado en el 1200 en el sur de Transilvania. Allí los monjes y monjas vestían de blanco, y no de negro como acostumbramos a ver.

En este país hay miles de historias de posesiones demoníacas y, en especial una, que toca de muy cerca a La Monja: se trata del exorcismo de Tanacu, un desafortunado caso de posesión registrado en 2005 y conocido mundialmente porque acabó con la muerte de la monja Maricica Irina Cornici, víctima de los diferentes rituales aplicados por la iglesia, cuando los médicos en verdad diagnosticaron, entre otras cosas, esquizofrenia.

Aunque La Monja no está basada en una historia verídica puntual, el film tiene muchos elementos que sí están inspirados en acontecimientos que realmente sucedieron, y no hay dudas de que son llevados a la pantalla grande de manera original.

Por: Nathalia Ortiz

Compartir en Facebook
Compartir en Linkedin
Compartir en Twitter
Publicado: 29-04-2019

Comentarios: