¿Cuál es el misterio detrás de los números 3, 6 y 9?

Nikola Tesla tenía sus razones.

El brillante Nikola Tesla era también conocido por sus excentricidades, como utilizar habitaciones de hotel cuyo número fuera divisible por 3, limpiar sus platos con 18 servilletas o dar 3 vueltas alrededor de un bloque antes de entrar a un edificio... Lo que nadie sabía a ciencia cierta era la oculta razón de estas conductas. Algunos incluso consideraban que tenía TOC o que simplemente era muy supersticioso.

Nikola Tesla estaba obsesionado con los números 3, 6 y 9, pero no era caprichoso. Él comprendía un hecho fundamental, desconocido por much@s, que es el lenguaje universal de las matemáticas. Tesla tenía en cuenta los patrones numéricos que ocurren en el universo, como en las formaciones estelares, el desarrollo de las células embrionarias, y much@s otr@s que algunos llaman "El Plan de Dios". De hecho, una de sus frases más famosas asegura que "si supieras la magnificiencia de los número 3, 6 y 9, tendrías una llave al Universo".


Existe un sistema fundamental al que la naturaleza parece responder: "Las Potencias del Sistema Binario", en donde el patrón comienza desde uno y continúa duplicando los números. Así se desarrollan células y embriones, como por ejemplo: 1, 2, 4, 8, 16, 32, 64, 128, 256, etc.

El científico Marko Rodin descubrió que en el patrón denominado Vortex Math existe un patrón que se repite: 1, 2, 4, 8, 7, 5, 1, 2, 4, 8, 7, 5, 1, 2, 4, y así hasta el infinito. Aquí, los números 3, 6 y 9 no existen y, según Rondin, esto obedece a que estos números representan el vector de la tercera a la cuarta dimensión, lo que denomina "campo de flujo". Este campo es una energía dimensional superior, con influencia sobre el circuito energético de los otros seis números. Yendo más lejos, Randy Powell, un estudiante de Marko Rodin, asegura que esta es la clave secreta para la energía libre, lo que Tesla investigó hasta los últimos días de su vida.

Por ejemplo si comenzamos a partir de 1 a la inversa, seguiremos obteniendo el mismo patrón sólo que al revés: la mitad de uniones 0,5 (0+5) igual a 5. La mitad de 5 es 2,5 (2+5) igual a 7, y así sucesivamente.

Otro ejemplo: a partir de 1, duplicándolo en 2; 2 duplicado en 4; 4 duplicado en 8; 8 duplicado es 16 que significa 1+6 = 7; 16 duplicado es 32 resultando 3+2 = 5. Puedes duplicar el 7 si quieres a lo que obtendrás 14 resultando en 5; 32 duplicado es 64 (5 duplicado en 10), dando como resultado un total de 1 y así comenzaríamos nuevamente el mismo patrón (1, 2, 4, 8, 7, 5, 1, 2...)

Como puedes ver no hay mención de 3, 6 y 9. Es como si estuvieran más allá de este patrón libres de él.

Sin embargo, hay algo extraño una vez que comienza a duplicarlos. 3 duplicado es 6, 6 duplicado es 12 lo que daría lugar a 3, en este patrón no hay mención de 9. Es cómo que el 9 estuviera más allá, completamente libre de ambos patrones... Pero si comienza a doblar 9 siempre resultará en 9: 18, 36, 72, 144, 288, 576... 

A esto se le llama, ¡símbolo de la Iluminación!

Si vamos a la Gran Pirámide de Giza, no sólo ves grandes pirámides de Giza, todas están lado a lado, reflejando las posiciones de las estrelas en el Cinturón de Orión, también vemos un grupo de tres pirámides más pequeñas más lejos que las tres pirámides más grandes.

Encontramos mucha evidencia de que la naturaleza utiliza simetría triple y sexta, incluyendo la forma de azulejo hexagonal del nido de abeja común.

Digamos que hay dos polos opuestos, llámalos luz y oscuridad si quieres. Son como los polos norte y sur de un imán. Un lado es 1, 2 y 4, el otro lado es 8, 7 y 5. Al igual que la electricidad, todo en el Universo es una corriente entre estos dos lados polares, como un péndulo oscilante: 1, 2, 4, 8, 7, 5 1, 2... Imaginalo como el movimiento del símbolo infinito.

Sin embargo, estos dos lados se rigen por 3 y 6; 3 gobierna a 1, 2 y 4 mientras que 6 gobierna a 8, 7 y 5; y si miras el patrón detenidamente se pone más misterioso: 1 y 2 es igual a 3, 2 y 4 es igual a 6, 4 y 8 es igual a 3, 8 y 7 es igual a 6; 7 y 5 es igual a 3; 5 y 1 es igual a 6; 1 y 2 es igual a 3... El mismo patrón en una escala más alta es en realidad 3, 6, 3, 6, 3, 6..., pero incluso estos dos lados, 3 y 6 se rigen por 9 que muestra algo espectacular.

Observando de cerca el patrón 3 y 6, te da cuenta que 3 y 6 son iguales a 9, 3 y 6 ya que es igual a 9, todos los números juntos son iguales a 9, excluyendo a 3 y 6. Así que... 9 significa unidad de ambos lados. ¡9 es el Universo mismo!

¡La vibración, la energía y la frecuencia!

Imagínate lo que podríamos lograr si aplicáramos este conocimiento sagrado en la ciencia cotidiana.

Por: Nathalia Ortiz

Compartir en Facebook
Compartir en Linkedin
Compartir en Twitter
Publicado: 29-04-2019

Comentarios: