Crisis de Pánico, la enfermedad del siglo XXI

¿Y tú lo has vivido? ¿Miedo a morir? ¡No sucederá!

Estaba en secundaria o en enseñanza media como se dice en mi país, cuando por primera vez sentí esta sensación. Recuerdo que esa mañana estaba lloviendo y desperté angustiada, pero en mala, y me preguntaba ¿de dónde viene este miedo? ¿Por qué es tan ilógico sentir esta angustia+miedo apenas me despierto? Ese día salí y llovía torrencialmente. Mi costumbre era ir a buscar a su casa a una amiga/compañera de la escuela, pero ese día ella no iría y yo en vez de irme sola, regresé a mi casa implorándole a mi madre que me dejara faltar, poniendo de excusa que llovía y hacía tanto frío, que no tenía nada importante aquel día, etc etc. Pero no fue la primera vez que la sensación me visitó y dominó mi vida. Hasta el día de hoy vivo crisis de pánico y lamentablemente he visto cómo ha ido evolucionando y cómo cada persona lo vive aunque sea una vez en su vida. El porcentaje es tan alto que hago un stop y me pregunto ¿qué sucede? Eso sí quiero mencionar que aquella mañana cuando desperté con esa sensación consciente, no sabía que eran crisis de pánico, simplemente lo asocié al tiempo después por la misma sensación que se repetía en distintos momentos de mi vida, y pensaba “ah, así es como se siente un ataque de pánico”.

La mayoría de las veces los psicólogos y/o terapeutas te preguntan si te pasó algo realmente impactante que haya desestabilizado por completo tu organismo a nivel mental. Y cuando yo quise responder ¡no sabía qué decir! Podría decir que mis crisis de pánico (o ataques de pánico, como desees llamarlo) han sido por etapas, algunas intensas, algunas no tanto. Hubo momentos en que dominó tanto mi vida que la energía vital ya no era parte de mí. Como dije más arriba, las sigo viviendo, pero sin prestarle mayor atención. Aprendí de ella y aprendo en cada momento cómo dominarlas.

Me imagino que más de algun@s de ustedes han vivido una sensación de angustia extrema y que los hace sentir que morirán. Claro, esa es parte de la sensación, un temor constante, pero ¿temor a qué? ¿Qué pasará que temo tanto? Incluso de que hasta el tiempo siga pasando. Como mencioné más arriba, muchas veces no sabemos el porqué esto se desemboca, pero sí muchas veces también es real que puede ser un componente hereditario, que viene de familia, lo que se traspasa: yo lo llamo karma familiar. No entraremos en ese detalle porque abarca mucha profundidad y atención, pero tiene mucho que ver también. Por otro lado se genera en un período de mucho estrés, sobre todo cuando por ejemplo debemos viajar en avión (para los que no se acostumbran, obvio) o cuando estamos con muuuucha gente en un espacio cerrado, o muuuucha gente en un espacio abierto. 



Lamentablemente cuando empecé a vivir estos episodios, pocas personas, pero cercanas me asistían cuando yo realmente lo expresaba. Mis síntomas eran silenciosos y nunca manifestaba nada corporal, al menos de inmediato, estando sola sí. En ese tiempo vivía un desorden en mi vida bastante heavy y tenía problemas para relacionarme con algunos miembros de mi familia. Recuerdo que cuando hablaba con mi madre, ella bastante convencional, no entendía del todo mi sensación, pero por supuesto que con sus palabras me daba la tranquilidad, de que todo iba a estar bien (es tan sencillo y tan cierto, pero en ese momento el bloqueo es innato). Pero un día ella leyó un caso con lujo y detalle y dijo: “esto es realmente lo que le pasa a mi hija”, y a base de eso se creó un entendimiento mejor, mayor contención y mayor ayuda en la simpleza de las palabras de decir: “no pasará nada, no está pasando nada y sigue creyendo y creando que tendrás un buen día a pesar del momento de esta sensación. No te hará daño, es sólo algo desagradable”. Ahí supe que mi vida sí tenía mejora, y sí podía salir a flote. Cuando hablas, es cuando cambia.

Para reconocer si tienes constantemente crisis de pánico y no tenías idea (como yo hace muchos años atrás), te mencionaré los típicos síntomas son: sudor frío en la cara y en las manos, baja de presión, taquicardia, falta de aire, mareos, entumecimiento de las piernas y/o manos, aturdimiento, desmayos, vómitos, sentimiento de irrealidad, temor a perder el control, temor a qué algo pase, pero no saber qué, pensar en que enloquecerás, miedo a morir, miedo a lo absurdo.

http://www.diariopublicable.com/sociedad/4555-agorafobia--efectos-de-una-carcel-mental.html

Dicen que por lo general las crisis de pánico tienen una duración de unos cuántos segundos o minutos, pero yo viví una crisis de pánico todo un día, en mayor y en menor intensidad. Pero bueno, aquí es importante saber que si se presenta más de una ocasión, ya debes ir a un médico, el que desees, ya sea psicólogo + psiquiatra, terapeuta o algo más místico, etc.

Ten en cuenta que cuando lo vives con alguien es importante tener en consideración reafirmar que nada va a pasar, que está todo bien y que es algo que pasará, que no morirá, que sólo deje que sea y luego pasará, sí o sí. Es importante recalcar esto. Ofrecer compañía o incluso silencio, pero haciendo un cariño, haciendo reír, o dejando que se exprese si lo desea, llorando, gritando o hablando. Dar algo calentito o algo dulce reconforta, y tomar agua también. Yo prefiero a veces la compañía silenciosa.

También existe la manera de ayudar con técnicas de respiración al/la afectad@ o simples técnicas de relajación. Algún mantra es ideal. Y por último evitar de alguna manera la sobre estimulación, como mucho ruido ambiental, muchas personas en el momento, etc, depende de cada quién. Esto lo puede vivir alguien que vivió una situación de extremo miedo o inseguridad, y por ende piensa que se volverá a repetir, pero no la situación, sino la sensación. Como también lo puede vivir alguien que está en la playa tomando el sol, en compañía de su familia y/o amigos. Si tú lo vives y no lo reconoces, lo dejas pasar y te ríes de la sensación, créeme que no has aprendido nada. Tu vida no se manifiesta de manera negativa porque sí, porque lo desee. Sino que así es la respuesta al efecto en la vida, así se manifiesta, carne y huesos = sentimientos/emociones. No te creas superpoderos@, si esto repercute y te está dañando la vida, busca ayuda, de esa que engrandece y enriquece, y verás cómo mejorará. Yo hablándolo, aunque quizás no lo hice justo en el momento, me ha ayudado a soltar muchas cosas que no me pertenecen y pertenecían nunca. Ojalá tú llegues a ese mismo punto, verás cuánta liberación y entendimiento hay hacia a ti. Quizás lo sigas viviendo, pero comprenderás cómo aliviarlo, hasta que desaparezca completamente.
 

Por: La Lune Chik

Compartir en Facebook
Compartir en Linkedin
Compartir en Twitter
Publicado: 29-04-2019

Comentarios: