¿Alguna vez te has sentido acechado mientras duermes?

Una experiencia para no repetir...

Recuerdo que una mañana antes de irme a mi trabajo postergué unos cuantos minutos la alarma y seguí durmiendo, pero en un período de ¿segundos? tenía abierto los ojos y miré hacia la ventana, ya que se encontraba abierta y observé como algo negro o medio grisáceo entró y se puso sobre mi cuerpo, tanta fue la sensación que no podía respirar y mi cuerpo no se podía mover. No recuerdo cuánto duró y qué pasó realmente en mí para poder mover mi cuerpo, pero pareció eterno y realmente aterrador. Antes no tenía idea de lo que significaba, o al menos sentirme identificada con la situación = nombre. Muchas veces cuando era más pequeña despertaba en las noches sintiendo un miedo terrible y como una energía negra se posicionaba sobre mi cuerpo y hacia que los segundos fueran los más eternos y aterradores. Hoy sé la respuesta.

La parálisis del sueño es un trastorno que incapacita tu cuerpo para realizar cualquier tipo de movimiento voluntario que tiene lugar durante el período de transición entre el sueño y la vigilia. En otras palabras es cuando tu cuerpo está dormido y tu mente está despierta, pero ojo, que todo lo que ves en esta fase tan aterradora, es sólo parte de un sueño. Sí, tu mente sigue soñando, mientras tú literalmente estás despiert@. Estos sucesos suelen ocurrir momentos previos de conciliar el sueño o al momento de despertar.

A través del tiempo se han hecho comunes los síntomas, entre ellos visiones y sensaciones. Algun@s dicen que sienten como una presencia los presiona justamente en el pecho y sienten la sensación de asfixia y angustia, ya que no pueden mover su cuerpo, pero esto sólo dura cuantos minutos, o quizás incluso segundos. También sucede que aparte de vivir alucinaciones visuales, también se presenta con sensación auditiva y táctil. Muchas veces en personas que tienen crisis del sueño o patología como la narcolepsia, sufren este tipo de alucinación. Es realmente desconcertante, pero no grave.

Durante la fase REM (es cuando los ojos se mueven rápido porque se está en la etapa de estar soñando), el cerebro inhibe el movimiento de la mayoría de los músculos para evitar que representemos los sueños y nos lesionemos de forma involuntaria, de ahí la parálisis corporal. Suele manifestarse en contadas ocasiones en individuos con buena salud mental, pero sometidos a altos niveles de estrés, cansancio y que alcanzan la fase profunda del sueño con demasiada rapidez y acostumbran a dormir boca arriba. Por otro lado sólo aparece de manera frecuente en pacientes con trastornos de ansiedad, trastornos bipolares, depresión y estrés postraumático, o como mencioné más arriba con una patología como la narcolepsia. 

Hay distintos tipos de experiencias:

1. Sensación de presencia: sensación de una o varias presencias que viene acompañada de temor. En algún momento sienten la presencia dentro de la habitación y además se sienten observad@s.

2. Sensación de presencia amenazante: aquí es cuando se siente que la presencia intenta hacer posesión (rapto o abducción). Siente la amenaza de fuerzas sobrenaturales.

3. Alucinaciones visuales: este se genera bajo un estímulo externo que lo hace parecer real. Muchas veces se ven imágenes de seres u objetos como fantasmas, figura oscura a los pies de la cama, etc.

4. Alucinaciones auditivas: igual que las visuales, las alucinaciones auditivas se generan bajo un estímulo externo que se siente como si fuese real. Aquí se escuchan sonidos intensos y mecánicos, como zumbidos, chirridos, golpes, etc. También es recurrente el sonido de voces, en susurro muchas veces.

5. Alucinaciones táctiles: aquí la persona siente la sensación de que el colchón se hunde o que alguien se sienta, que le corre las sábanas o los agarra de las manos.

Esta sensación a pesar de implicar terror absoluto, angustia, asfixia o muerte inminente no es grave, y no traerá mayores problemas a corto ni a largo plazo. Muchas veces tememos que sea algo reiterativo, que nos acompañará en cada sueño y evitaremos descansar con más frecuencia por el mismo miedo de sentir que se podría repetir. Para que no vuelvas a vivir una experiencia así, te recomiendo que antes de dormir tomes bastante agua y que realmente sepas y consideres que es momento de descansar, sin preocuparse del día que fue y del día que “viene”. Tampoco es recomendable consumir cafeína o cualquier estimulante para tu cerebro. Todo lo que conllevas en sensación o preocupación, se manifestará en un mal dormir, y en este caso en una mala situación que sólo causará pánico a tu mente.

Pero créeme, hay muchas person@s como tú que han vivido experiencias ¡realmente aterradoras! Y lo pude comprobar viendo el documental “The Nightmare”. A continuación comparto contigo el tráiler:

Por: La Lune Chik

Compartir en Facebook
Compartir en Linkedin
Compartir en Twitter
Publicado: 29-04-2019

Comentarios: