Objetofilia: Cuatros historias de 'amor' por objetos inanimados

Parafilia poco común, pero se conocen 4 historias difundidas por los medios

objetofilia

La ‘Objetofilia’ es una parafilia que resulta increíble e insólita para muchos, ya que se trata de una desviación sexual hacia un objeto. Este fenómeno es poco frecuente: según algunas investigaciones, en el año 2012 se conocían aproximadamente 200 casos.

Además, según los objetofílicos, no hay que confundir la mencionada condición con un fetiche, puesto que el amor que profesan va más allá de la excitación sexual, es como si se tratara de una ‘pareja amorosa’.

Lo más probable es que no hayas escuchado de esta parafilia, pero por increíble que parezca, se ha registrado cuatro historias de objetofílicos, cuyo amor fue hecho público por los medios de comunicación y alborotando al público.

Una mujer casada con la Torre Eiffel

En gran medida, la divulgación del 'fenómeno' de la objetofilia se debe a Erika LaBrie, famosa por haberse casado en una ceremonia simbólica con la Torre Eiffel en 2007. Ella también adoptó el apellido de su 'marido', convirtiéndose en Erika Eiffel. Sin embargo, la emblemática torre de París no fue su única 'pareja': la atracción por objetos de la mujer se remonta a tiempos más tempranos.

Antes Erika fue una militar en EE.UU. y campeona mundial de tiro con arco. Su carrera en las Fuerzas Aéreas fue interrumpida por un asalto sexual, del que Erika se defendió con una espada japonesa. Desde entonces, la mujer dormía con la espada que la había protegido y le dieron de alta médica por el trastorno de estrés postraumático.

Sin embargo, Erika continuó compitiendo a nivel internacional como arquero afirmando que la relación con Lance, su arco de competiciones, la convirtió en campeona.

Y, para completar la lista, Erika también tuvo una 'relación' duradera de 20 años con el muro de Berlín, lo cual la convirtió en el centro de interés de los medios de comunicaciones y la heroína de numerosos artículos.

Un hombre enamorado de su iBook

No solo las mujeres conocen la objetofilia por su propia experiencia, los hombres también la padecen. Una investigación alemana sobre esta condición sexual realizada en 2007 revela el caso de Bill Rifka, un estudiante de psicología de 35 años, que admitía mantener una relación con su iBook.

‘Usualmente coqueteo con muchos laptops en eBay y siento un verdadero deseo (...) Para mí, mi Mac es hombre, por lo que se podría decir que vivo en una relación homosexual’, confesó el hombre.

Un hombre enamorado de su almohada

Nisan, un japonés de casi cuarenta años, se enamoró de Nemu, un personaje ficticio de una especie de videojuegos para adultos. El hombre imprimió a Nisan en una almohada para abrazarla, llamada 'dakimakura'.

Nisan entró en las filas de los objetofílicos conocidos por el mundo protagonizando un artículo de 'The New York Times'.

Fuente: actualidad.rt.com

Milagros Legay / NetJoven 

Por: Milagros del Rocío Legay Risco

Compartir en Facebook
Compartir en Linkedin
Compartir en Twitter
Publicado: 10-05-2019

Comentarios: