Hay distintos tipos de celos, ¿cuál es el tuyo?

Los celos envenenan el alma...

Una de las causas más comunes por la que se terminan las relaciones de hoy día son los celos, los cuales básicamente provienen de personas inseguras de sí mismas, con faltas de amor propio sumado a la baja autoestima, y por lo general no llegan a formar un grado de confianza con la persona a la que dicen amar. Muchas veces ni siquiera son conscientes de que tienen este tipo de problemas, simplemente por el hecho de que proviene de la forma en cómo fueron educad@s, cómo ven las relaciones de pareja y el amor.

El psicoterapeuta Mario Guerra y vocero de la página Match.com explica que en una relación de pareja es normal que existan los celos. Pero ¿hasta qué punto? Es por eso que a continuación ahondaré un poco más en cada uno de los tipos que existen y ver en qué tipo de celos@s estás tú.

1. Reactivos: Este tipo de celos se presentan cuando un integrante de la pareja hace algo que transgrede la relación, es decir, baila de una forma que le molesta a su media naranja, o mira de una forma especial a alguien más.

“Algunos Investigadores detallan que estos celos son benéficos en la relación y se encuentra en las parejas estables y duraderas, pero su característica principal es que se registran cuando una actitud o comportamiento de la pareja lastima la relación. No crean paranoia ni ansiedad”, señala Mario Guerra.

En este tipo de situación la pareja dice directamente que no le gusta que hagas ciertas cosas. Además da paso para que ocurre se produzca un proceso positivo de conocimiento y aprendizaje de las cosas que tu pareja tolera y las que no.

2. Territoriales o ansiosos: Estos celos se presentan cuando una persona se imagina que alguien se va a robar a su pareja o que “se irá con el/la primer@ individu@ que pase”.

“Son los más comunes y los que lastiman más a la relación porque crean desconfianza y paranoia”, aclara el psicólogo.

En estas lamentables situaciones, la persona celosa hace preguntas de todo, se crea la ansiedad de que en cualquier parte hay peligro de perder a la pareja. Este tipo de celos son altamente negativos y en esta misma forma afectan el crecimiento y estabilidad de su relación.

3. Posesivos: Estos sin duda alguna son los más tóxicos, porque la persona cree que la pareja es de su propiedad. Desafortunadamente quien padece de este tipo de celos limita el comportamiento de quien está a su lado; controla desde su forma de vestir, mirar y a dónde ir. Y aunque parezca mentira este tipo de personas es mucho más común de lo que se cree. Las causas del origen de sus miedos e inseguridades pueden ser muy diversas, pero lo absolutamente cierto es que este tipo de personas le pueden hacer muchísimo daño a su pareja y no estamos hablando sólo del aspecto físico, sino del daño emocional que impacta negativamente la vida de cualquier persona.

Es importante que aprendamos a reconocer a las personas que presentan este tipo de conductas porque pese a cualquier situación las personas que padecen celopatías, piensan que haga lo que haga la pareja, siempre tendrá la culpa de todo. No existe la veracidad del “que me ama me cela”, “el que me quiere me aporrea”. ERRÓNEO.

Recuerda siempre que una buena comunicación es la base para mantener la relación sólida. Así que, aunque hayan surgido inconvenientes, todo será solucionado por medio del diálogo porque en una relación de pareja hay que estar dispuest@s a ser mejores personas cada día y aunque la gran mayoría no lo sepa, son partícipes de un proceso de transformación personal. Pero para dejar de ser un celoso territorial y posesivo se requiere de mucha ayuda profesional, que les permita superarlo totalmente.

Y tú, ¿qué clase de relación de pareja tienes? ¿Cómo son los celos? Mantén relaciones sanas, ¡hazlo por ti!

Por: Nathalia Ortiz

Compartir en Facebook
Compartir en Linkedin
Compartir en Twitter
Publicado: 29-04-2019

Comentarios: