Si un hombre te dice que nunca mira para el lado, no le creas, nunca es cierto.

Tod@s miramos, ¿o lo negarás?

Cuando se comienza una relación dentro de nuestra ceguedad creemos a ciencia cierta que todo debe ser maravilloso. Dejamos de lado el realismo de todo lo que conlleva una relación, considerando siempre los pro y los contra. También hay que considerar cómo reaccionar frente a situaciones que se presentan en la vida, como por ejemplo cuando tu pareja mira para el lado y tú justo te percatas de esta acción. Sería muy apresurado juzgarlo por voltear a mirar cuando está contigo, ya que no significa que ha dejado de amarte en ese instante. Entonces ¿cuál debe ser la reacción correcta? ¿Existe un límite si la mirada es persistente e ingrata? Hoy te ayudaré a disipar tus dudas.

Es probable que te haya pasado: salen a bailar y todo entre ambos es estupendo, la relación va de lo mejor, pero él ha clavado la vista en otra mujer. ¿Cómo reaccionas? Los celos y la inseguridad pueden hacerte perder la cabeza, ¿no es cierto? Momento difícil que a muchas mujeres les ha pasado, saber atravesarlo es un desafío para ellas mismas. No puedes hacer un escándalo en el lugar, ni acusarlo de infidelidad por voltear la cabeza mientras está contigo, pero ¿cuál debería ser tu actitud?

Primero que todo reaccionar con madurez es lo más correcto, más aún cuando sabes que manejar la situación no es fácil para nada, ya que la rabia nos desborda y nos hace reaccionar pésimo. Pero hacer todo lo contrario a lo esperado muestra un signo digno de madurez, y en este caso podrías reírte, esbozar tu mejor sonrisa e incluso ignorar el episodio. A menos que la situación sea molesta y la mirada se convierta en una mirada tipo escaner y penetrante, tu reacción debe ser con claridad, mencionando algo como “qué mujer tan guapa, ¿no es cierto?”, mostrando una comprensión también. ¿Quién no le ha clavado la mirada a alguien porque es hermos@ a nuestros ojos? A veces los celos injustificados nos llevan a cometer errores que ponen en riesgo nuestra relación de un momento a otro. Volver a estabilizar cuesta, más aún si no vemos el error.

Cuando se da el caso en que se ha quedado mirando a alguien cuando está contigo, y a cada rato se está fijando en la chica de la mesa de al lado con insistencia o la mirada que da es más bien libidinosa, ya significa que ha pasado los límites y se está convirtiendo en una molestia. En esos casos sí justifica que reacciones de manera diferente y le hagas notar que te hace sentir mal. Intenta conservar la calma, pero hazle saber que su actitud ha sobrepasado los límites y te sientes humillada. Recuerda, tienes todo el derecho de mostrar tu molestia, la diferencia es CÓMO decirlo, reacciona con calma, total sabrá tu molestia igual.

Hay hombres que pierden la noción de que están con una mujer al lado y hacen algo más que mirar volviéndolo más reiterativo y es casi una actitud que se convierte en hábito (muy mal hábito por cierto).

En este caso, si comienzas a replantearte tu relación no sería una idea equivocada, pues los límites del respeto se han quebrado. A él ya parece no importarle tu presencia. Por lo tanto debes sentarte a conversar seriamente con tu pareja de las cosas que te están molestando y en este caso no estará mal que lo confrontes en ese momento, siempre y cuando lo hagas en un clima de sensatez y madurez.

Una estrategia que suele funcionar es que le preguntes cómo se sentiría él si estuviera en tu lugar, si fueras tú quien gira la cabeza para mirar a otros hombres de una forma que invita al coqueteo. Eso puede hacerlo detener la marcha e invitarlo a reflexionar sobre la situación (¡mínimo!).

Intentar ponerse en el lugar del otro, de estar en la piel del otro ante los problemas, suele ser una herramienta de ayuda y apoyo para resolver conflictos de pareja. Ser empátic@ es la respuesta a todo... 

O quizás están teniendo una ausencia, algún problema no resuelto, o la llama de la pasión ha pasado del fuego lento a apagarse poco a poco. Es probable que exista algún problema de fondo detrás de todo y el hecho de mirar a otras mujeres sea tan sólo la consecuencia visible de aquello que en realidad no está funcionando. Pero ojo, no te sientas disminuida porque esto te esté pasando. Al contrario, es el momento de ponerte fuerte, armar tu estrategia y avanzar, siempre avanzar… Muéstrate siempre como una persona con actitud positiva, alegre, decidida, valiente y madura. Cuando es la autoestima, la valoración y amor propio lo que se nos refleja en el rostro, llamarás siempre la atención de tu pareja.

No sólo debes disponer a sentirte y verte bien para él, sino también para ti. Que siempre luzcas radiante y en positivo no sólo te hará sentir mejor, también permitirá que los demás te vean así. Tu autoestima cuenta mucho en la percepción que tu pareja tenga de ti y por ende, en la forma de comportarse contigo. Pero que eso no signifique ¡que te pasen a llevar!

Por: Nathalia Ortiz

Compartir en Facebook
Compartir en Linkedin
Compartir en Twitter
Publicado: 29-04-2019

Comentarios: