Actitudes que ninguna mujer debe soportar en una relación de pareja

Nunca, pero NUNCA.

Estamos en pleno siglo XXI y aún existen muchas mujeres que, en “nombre del amor”, aceptan cosas y situaciones que no deberían (ni siquiera una pizca) de cómo debería ser el comportamiento de una pareja hacia ellas, desinformadas totalmente, desinteresadas y un sinfín de respuestas detrás. Pero lo que no entienden muchas de ellas es que hay cosas que NO pueden tolerarse.

Ninguna persona, sea hombre o mujer, debería vivir su vida teniendo en mente lo que alguien más pudiera pensar acerca de ella. Ninguna mujer es propiedad del hombre y no debe dejarse anular, manipular o maltratar, teniendo la idea equivocada de que “el amor todo lo perdona” “el que te quiere te aporrea” y que si amas a alguien deberías estar dispuesta a todo. Eso es totalmente FALSO y ERRÓNEO.

Es importante que reconozcamos las situaciones que no deben ser toleradas en ningún momento y bajo ninguna circunstancia, para así ser conscientes y poder hacer cambios si es necesario. También darnos el lugar que merecemos y para enseñar a las niñas desde pequeñas a valorarse siempre.

El amar a tu esposo o tu pareja no es ninguna excusa para soportar situaciones que pueden poner en riesgo tu integridad. Lamentablemente la mayoría de las mujeres no saben perfectamente cuáles conductas no debemos permitir, pero que sí deberíamos saber. Muchas mujeres, hasta hoy en día, siguen aguantando malos tratos y malos ratos, porque según ellas necesitan sentirse seguras o tienen necesidad de ser amadas. Pero respóndeme, ¿ese es amor? ¿qué tipo de concepto de amor te enseñaron? Así que, para que no te conviertas en una mujer sumisa y víctima de maltrato, te escribimos siete situaciones que nunca, pero NUNCA deberías soportar:

– Violencia de cualquier tipo. Casi siempre se piensa que la violencia se refiere a gritos y golpes, pero la violencia también es psicológica, emocional y económica. La violencia emocional disminuye considerablemente la autoestima, haciendo sentir a la mujer como alguien sin valor y que no es capaz de hacer nada por ella misma, ni siquiera el pensar por ella misma o tomar sus propias decisiones. La violencia económica consiste en no dejar trabajar a la mujer o en controlar su dinero si ella trabaja.

– Poco apoyo en tus sueños. No importa si son sueños personales, familiares o profesionales, tu pareja siempre debería ser el primero en apoyarte al tomar decisiones que te hagan crecer como persona. Si lo que recibes son burlas, es momento de replantear si esa es la vida que quieres. Y por favor, no lo replantees más de una vez, toma las riendas a tu vida ¡AHORA YA!

– Mentiras constantes. Sabemos que la base de una buena relación es la confianza, así que las mentiras no tienen cabida en una pareja, no importa si son pequeñas o grandes, o si son aspectos irrelevantes de la relación, las mentiras demuestran falta de compromiso en la pareja, y cero, pero cero comunicación y confianza.

– No existen justificaciones para ser infiel, frases como “no sabía lo que hacía”, “estaba borracho”, “fue un error”, “no significa nada”, etc. son meras justificaciones que los hombres infieles dicen para justificarse. Más básicos no pueden ser… Recuerda que la infidelidad no es un error, es una decisión consciente. La persona que te ama conocerá perfectamente los límites para tratar al sexo opuesto, sin dañarte ni lastimarte con estas actitudes. Tal vez es momento de que pienses que “si lo hace una vez, lo hará siempre”. No hay primera sin segunda.

– Es flojo o perezoso. A tu pareja no le interesa superarse como persona, ni a buscar un mejor trabajo y ni siquiera tiene la iniciativa de ayudarte en los quehaceres de la casa. ¡Cero voluntad, cero disposición, flojo y más encima machista! Qué peor.

– Egoísmo sexual. Si solo piensa en su satisfacción personal y en ser quien más goza al momento de la intimidad, entonces es la compañía equivocada. Las parejas son una oportunidad de complementarse, de ser feliz uno mismo haciendo feliz a quien se tiene al lado. En la cuestión sexual lo más importante es el respeto, por lo que nunca debes permitir que te obligue a hacer algo que no quieres, sólo porque a él le gusta. NUNCA.

Una cosa es que, estando en pareja, le presentes a tus amigos o él te incluya en actividades que le gustan y otra muy diferente es querer controlar la vida y la voluntad de la otra persona. Jamás debes permitir que tu pareja decida por ti la ropa que vas a usar, el maquillaje que utilizas, tu corte de pelo, etc. JAMÁS.

Otra actitud que nunca debes permitir es cuando tu pareja quiere pelearse todo el tiempo, y encuentra cualquier excusa para empezar una discusión. No importa si están viendo la tele, si van a salir a comer, si tienes una opinión distinta a la de él, siempre inicia la pelea con razones absurdas. No pierdas tu tiempo, esto es solo un signo de inmadurez. Y sólo es un completo IDIOTA.

Otro aspecto que deberías considerar y que puedes darte cuenta desde el principio de la relación, es saber qué opina tu pareja de las mujeres. Si piensa que el feminismo es un sinsentido o dice que “todas las mujeres están locas” y tiene actitudes machistas contigo y cuando está con sus amigos, es momento de replantear si quieres estar con él. Un hombre del siglo XXI no justifica nunca el maltrato hacia la mujer ni piensa que las mujeres deben quedarse en casa lavando platos y cuidando niños.

Los hombres inmaduros piensan que las relaciones son un juego, así que, si está contigo un momento y en el minuto siguiente comienza a ignorarte, o te dice que no está preparado para una relación o que no sabe lo que siente por ti, es momento de dejarlo, no pierdas tu tiempo con alguien que no sabe lo que quiere ni está dispuesto a comprometerse. Un hombre que te quiere no te hará llorar, y si estás llorando frente a él, sabrá apoyarte, abrazarte y escuchar lo que necesitas.

Además de las faltas de respeto, las mentiras compulsivas, los gritos e insultos, existen muchas actitudes de tu pareja que no deberías aceptar bajo ninguna circunstancia, porque estar en pareja se trata de crecer juntos y de tener a tu lado alguien que te apoye, no alguien que te minimice ni te haga sentir mal. Si te causa más tristeza que alegría, ese no es el lugar donde deberías estar. Ni nunca.

Por: Nathalia Ortiz

Compartir en Facebook
Compartir en Linkedin
Compartir en Twitter
Publicado: 29-04-2019

Comentarios: