Estos son los hábitos que más energía nos roban

Es momento de poner un alto y darnos un poco de tiempo para nosotros mismos

Estos son los hábitos que más energía nos roban

Como personas siempre desarrollamos una serie de costumbres y actitudes para ciertas situaciones que de manera paralela nos pueden agotar mentalmente de una manera pasiva.

Problemas subyacentes; cosas como la estabilidad económica, la seguridad de tus niños, problemas familiares, los estudios o tal vez el temor de lo que está por venir en tu día a día. Esto brinda un estrés constante y te perjudica física y mentalmente.

Presión social; la inseguridad de no encajar con tu grupo de amigos o con la sociedad puede agotarte mental y psicológicamente; debes tener en cuenta el amor propio y el orgullo.

Dedicar muchas horas al trabajo; no solo puede agotarte físicamente, si no mentalmente; esto puede provocar que tu rendimiento en el trabajo sea mermado por el desgaste constante. Procura tener un tiempo para descansar y relajarte.

Estos son los hábitos que más energía nos roban

Postergar tampoco es la solución; dejar cosas para después y dedicar tu tiempo a otras tareas que no son útiles para desarrollo personal o profesional. Jamás dejes tus responsabilidades para último momento; porque tu subconsciente te lo hará recordar y aumentará el estrés y preocupaciones. Organiza tu tiempo.

Organización; una de las cusas que más estrés te generan es el desorden, si eres una persona no muy ordenada, puede generarte preocupación a largo plazo, por lo que se recomienda tener costumbres organizacionales, arreglar la cama y otras cosas, por ejemplo.

Pocas horas de sueño; la falta de organización, las pocas horas de sueño pueden provocar lo que es obvio, falta de rendimiento en tu día, fatiga física y agotamiento mental. Se aconseja dormir entre ocho y nueve horas; además, evitar trasnochar porque podría provocar una modificación en tu reloj interno y complicar tus periodos de sueño.

Ansiedad; un poco de ansiedad adaptativa en la vida es saludable porque te permite confrontar y manejar mejor las exigencias de las tareas diarias, ya que, es un mecanismo natural del cuerpo hecho para poder mantener un estado de alerta frente a situaciones de peligro, pero este estado puede salirse de control de manera progresiva si decides tomar demasiados deberes a la vez o dejar que se acumulen las responsabilidades; deja de ser saludable y pasa a un estado patológico degastando tu estado mental.

Por: Daniela Odar

Compartir en Facebook
Compartir en Linkedin
Compartir en Twitter
Publicado: 29-04-2019

Comentarios: