El “beso de Singapur”, la exótica técnica sexual que inventaron las geishas y que vas a querer probar

Aparte del placer, te genera grandes beneficios para la salud.

Todo empezó hace tres mil años al sur de Asia, exactamente en el corazón de la India. Aquí hubo un grupo de mujeres que inmortalizaron una de las técnicas más enigmáticas de todos los tiempos para llevar a los hombres y a ellas mismas al placer total. Esta técnica de estimulación conocida como el “beso Singapur” es tan antigua como la prostitución. Aquí te contamos todo lo que tienes que saber sobre ello.

Después de que el “beso Singapur” se extendió por toda la India, otros países como Tailandia y Japón sus siguieron los pasos.

Las geishas lograron llevar esta técnica aún más lejos con una variación del “beso de Singapur”. Ellas agregaron la participación de los músculos del abdomen a estos movimientos. Este nuevo procedimiento se conoce como kabazza y, aunque no se ha vuelto tan popular como el pompoir, es parte del descubrimiento con el que hoy muchas parejas se atreven a buscar un placer supremo en la cama.

¿De qué trata realmente este ‘beso’?

Es la intensificación del orgasmo a través de movimientos específicos, con los que al momento de la penetración, las mujeres pueden estimular con más fuerza a su pareja.  Los movimientos consisten en la contracción y relajación de los músculos circunvaginales para simular un efecto de succión, parecido al que los hombres sienten cuando reciben sexo oral de su pareja.

Y, aunque todo suene a solo algo sexual, el “beso Singapur” trae consigo beneficios para la salud. 

  1. -Ayuda a enfrentar problemas de líbido baja, eyaculación precoz o disfunción eréctil.
  2. -Nuestra pelvis y otras partes  de nuestro cuerpo se fortalecen.
  3. – Reduce el riesgo de sufrir incontinencia.

Solo atrévete a vivir nuevas experiencias. 

Por: La Lune Chik

Compartir en Facebook
Compartir en Linkedin
Compartir en Twitter
Publicado: 29-04-2019

Comentarios: